Visitando el pueblo

Un recorrido por el conjunto del pueblo nos hará degustar una cuidada y depurada arquitectura popular de tipo serrano, entre los que encontramos elementos arquitectónicos de gran belleza como la Iglesia Parroquial, la Ermita de San Roque y la Fuente Romana.

La iglesia parroquial, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, está formada por un edificio de una sola nave que consta de planta de salón y dos tramos rematados en ábside cuadrangular, construida con muros de piedra sillería. El conjunto tardo gótico denota formas renacentistas ya de pleno siglo XVI. Junto a ella, podemos encontrar las Antiguas Escuelas, separadas entre niños y niñas, una de ellas convertida actualmente en dispensario médico.

El modo de subsistencia de sus habitantes ha sido y es fundamentalmente agrícola y ganadero. Una muestra de ello son los utensilios como el potro, el pilón o la muela de afilar que pueden asimismo encontrarse durante el paseo. También puede observarse el típico lavadero cubierto compuesto por dos picas de agua, donde las mujeres del lugar lavaban la ropa.

Iglesia, fuente romana, potro y muela de afilar.

 

Paseando por los alrededores

 

Saliendo del pueblo por la Panadería encontraremos un camino ancho que pasa por encima de la carretera desde el que ya podemos divisar la pista polideportiva. Continuando por él, enseguida divisaremos a la izquierda una zona de juegos infantiles, las ruinas de la Ermita de San Martín y la fuente de Los Morales. Un poco más adelante, el antiguo molino del pueblo, donde la fuerza del agua accionaba su gran rueda de piedra para moler el trigo y otros cereales para la obtención de harina, y generaba la electricidad para consumo del pueblo.

Zona de juegos infantiles, ruinas de la Erminat de San Martín, Fuente de los Morales y Molino de Valparaíso

 

 

 

Desde la Iglesia Parroquial parte una calle ascendente que en pocos metros se convierte en un camino que nos lleva a la Dehesa, un plácido y abrigado lugar donde hace unos años el ganado reposaba tranquilamente.

 

Mientras lo recorremos, comprobaremos que en lo alto de la cima se halla la Ermita de San Millán, desde donde se tiene una vista magnífica de todo el entorno. El camino que bordea San Millán nos devuelve al pueblo, y una vez en su interior, a mano derecha encontraremos el Camino del Roblón, que nos acercará a Fuente las Viñas y a la Fuente del Berral.

Ermita de San Millán , la Dehesa, Fuente de las Viñas y Fuente del Berral

 

Haciendo excursiones

 

 

Dolmen prehistórico:

 

Poco antes de llegar al Molino de Valparaíso hay un desvío a la izquierda, tomándolo llegamos a un nuevo cruce aproximadamente a un kilómetro, junto a la Fuente Arnero. Siguiendo en la misma dirección y con una moderada subida hacia la izquierda continuamos el camino que gira hacia la derecha y tras quinientos metros encontramos una senda que nos lleva al domen.

Dolmen prehistórico. (GPS:  N 42.09080º, W 3.42796º)

 

Fósiles:

 

Al llegar al Molino de Valparíso, cruzar el puente que queda a la derecha y tomar el camino de la izquierda hacia Villaespasa, continuar todo recto hasta que el camino se vuelve más rudo e inicia la subida hacia el montículo conocido como La loma (GPS: N 42.08268º, W 3.41320). En el mismo camino y en las tierras que lo envuelven podrás encontrar fósiles marinos como los de la siguiente imagen. Impresionante!

 

Monasterio San Pedro de Arlanza y Fuenta Azul:

 

A unos cinco kilómetros aproximadamente de Hortigüela, en la carretera CL-110, encontraremos las ruinas del Monasterio benedictino de San Pedro de Arlanza. Junto a él se encuentra la Ermita de San Pelayo, desde donde se divisa el esplendor del monasterio y del valle que lo rodea.

 

Continuando por la carretera, que transcurre junto al Río Arlanza, llegamos a Fuente Azul, donde podemos disfrutar del baño en el río. Allí, como consecuencia de un entorno con terrenos cársticos que propician torcas y dolinas, se encuentra la sima más profunda de la península ibérica, con 135 metros de longitud, muy apreciada por los espeleo-buceadores.

 

Comiendo y acampando en el campo

 

El área recreativa El Torcón, situada a dos kilómetros de Hortigüela en la carretera CL-110, dispone de fuente de agua potable así como de mesas y asientos de piedra bajo la sombra de robles y sabinas, donde disfrutar de una comida campestre al aire libre en compañía de los tuyos.

Su ubicación, junto al río Arlanza y el cauce del Molino Leré, a pie del desfiladero, garantiza una estancia acogedora y rodeada de naturaleza.

Evita hacer fuego, sé prudente en todo momento y respeta la normativa vigente. Hay contenedores para residuos, son para usarlos. Finalmente, dos últimos mensajes, disfruta de la naturaleza y déjalo todo como te gustaría encontrarlo para poder seguir disfrutándola.

Para acampar debes solicitar permiso en el Ayuntamiento (ver cómo contactar en apartado servicios).

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Copyright 2017. www.hortigüela.net. Todos los derechos reservados.